ENTREVISTA: PATRICIA HILDENBRAND

CLAUDIA RODRIGUEZ

¿Quién es Patricia Hildenbrand?

Soy de Sevilla, tengo 23 años y tengo orígenes alemanes. Mi padre es alemán y mi madre sevillana. Desde muy pequeña estoy acostumbrada a viajar y a conocer otras culturas. En 2019 cambié un poco mi trayectoria al hacer el erasmus en Paris, donde actualmente vivo.

¿Has vivido siempre en Sevilla?
Sí, antes iba mucho a Alemania, pasaba las vacaciones de verano, navidades, pero la oportunidad de vivir en el extranjero nunca la había tenido.

¿Cómo te describirían tus amigos?
Como una persona muy cercana, sociable y un poco loca porque todo lo que se me pasa por la cabeza, intento encontrar la manera de poder hacerlo. Siempre soy la que propone los planes y la que está dispuesta a unirse a cualquier propuesta que hacen.

Eres una apasionada de la moda, los viajes, la belleza… ¿Con qué soñabas cuando eras pequeña?
Lo que soñaba era viajar mucho, conocer todo lo que pudiese de cada país y cultura. No me veía en un trabajo concreto, sino en un lugar profesional en el que pudiera hablar varios idiomas.

¿Es cierto, qué estudiaste primero derecho?
Sí, estudié derecho el primer año. Cuando tienes 17 o 18 años no sabes realmente que hacer, tienes que tomar una decisión, seguí consejos de personas mayores que me decían que esta carrera tenía más salida, que era lo que tenía que hacer porque era más serio, que de esa forma iba a encontrar un buen puesto… Empecé el doble grado de Derecho Hispano Alemán en la universidad Pablo Olavide, pero me di cuenta de que era horrible. Para mí, era algo muy cerrado, muy cuadrado, muy milimétrico y yo soy una persona muy creativa, no iba para nada con mi personalidad. Admiro mucho a las personas que tienen esta profesión, pero yo tengo una memoria horrible.

¿Qué propició ese cambio al doble grado turismo y relaciones públicas y publicidad?
Pues descubrí el doble grado de turismo y publicidad en la Universidad de Cádiz. Al principio entré por turismo porque me gustaba mucho el tema de viajar, conocer gente, estar de cara al público, … En ese momento empecé también a publicar contenido en redes sociales, entonces, me empezó a llamar la atención publicidad. Justo antes de empezar la carrera, empecé a trabajar en una agencia de marketing e influencia, me metí más de lleno en el mundo del marketing digital y me enamoré.

Comenzaste a crear contenido en redes sociales ¿por qué esta decisión?
Lo mío fue un rebote, porque yo desde pequeñita había trabajado como modelo infantil. Mi madre en un momento me dijo que tenía que estudiar, que esto se había acabado. Ella no podía faltar al trabajo para acompañarme a los castings. Encontré la manera de seguir con esta actividad o ‘hobby’ haciéndome fotografías por mi cuenta, quedando con fotógrafos, con amigas, y posteándolo todo en redes sociales. En ese momento, como todo estaba empezando era mucho más fácil crear una comunidad, que todo el mundo te siguiese. Fue por puro ‘hobby’, por rellenar ese hueco que a mí me faltaba con el modelaje.

Tienes una gran audiencia en Instagram casi 20 mil seguidores, ¿cómo lo has conseguido?
El crecimiento ha sido progresivo, yo diría que es un trabajo del día a día como preguntar a tu comunidad que contenido quiere, adaptarte a lo que ellos te piden, y también a las circunstancias que tienes. Cuando estaba de exámenes no le podía dedicar el mismo tiempo que ahora que estoy terminando la carrera. Es un poco persistencia y escucha.

¿Qué son para ti las redes?
Es mi trabajo 100% tanto la parte de la agencia como mi perfil.

En 2021, lanzaste tu propia agencia de publicidad: Gianni Agency ¿cómo surge la idea?
La idea surgió en 2019 cuando empecé a trabajar para otra agencia llevando el marketing de influencia de diferentes marcas. Me colapsé un poco, en el sentido de que ese trabajo me gustaba, pero me hubiese gustado que el proyecto fuese mío y haber tenido la libertad de desde 0 de decidir sobre ciertas cuestiones. No me arrepiento de esa experiencia porque los conocimientos hacen falta, pero si tienes una idea, y lo tienes claro, tienes que emprender.

¿Cómo la llevaste a cabo?
Bueno empecé en pleno COVID en un momento bastante chungo en Paris, en febrero de 2021 estábamos confinados. Le das un montón de vueltas a la cabeza. Cree la página web y el dominio y empecé a contactar con marcas y a proponerle servicios.

¿Tuviste ayuda? ¿De quién?
No, la mayor parte de mi familia es funcionaria, así que no tengo un ejemplo cercano de una persona que haya emprendido o haya abierto una empresa. Pero si es verdad, que tenía el apoyo de todos mis amigos, me decían que adelante, que si tenía esa idea en la cabeza seguro que salía, que no me preocupase. Apoyo emocional más bien.
¿Qué consejo le dirías aquella gente que tiene miedo a fracasar ante futuros proyectos?
Yo no lo llamaría fracaso, si no aprendizaje. De las malas experiencias son de las que de verdad aprendes. Si no hay ese desarrollo debido a estas experiencias, no puedes avanzar y no puedes mejorar. Hay que hacer mucha autocrítica.

¿Te has equivocado?
Sí, nos ha pasado de enviar una propuesta y que nos hayan intentado copiar una idea. Es bastante duro, estás empezando, somos jóvenes. ¿Qué necesidad tiene una marca grande de copiarnos? Después te asesoras y conoces que existe un contrato de confidencialidad para evitar que pasen estas cosas. Tenía que pasarme para así buscar ese recurso. Si no, no sabría que existiría ese tipo de contrato, por ejemplo. 

En 2022, comenzasteis a ofrecer nuevos servicios como creación de contenido y gestión de comunidades. ¿En qué consiste? 

Sí, yo empecé sola llevando el marketing de influencia. Después, hablé con una de mis mejores amigas del erasmus que hizo comunicación audiovisual y me decía que estaba intentando que saliesen varios proyectos. Le propuse que lo hiciésemos juntas ya que ella tenía el conocimiento de detrás de las cámaras y yo de delante, lo podíamos fusionar. Entonces, empezamos a desarrollar propuestas de ‘shooting’, de creación de contenidos para el catálogo, páginas web, todo el contenido audiovisual que necesita una marca. Poco a poco, cuando empezamos a publicar fotos en redes, nos iban contactando personas que estaban interesadas en formarparte. Hoy en día somos 4. Cada una está especializada en un área diferente, eso también nos permitió ofrecer más servicios. Anabel esta especializada en diseño web que es una parte que yo desconozco y que también forma parte de publicidad. Andrea es ‘community manager’.

Todas mujeres, ¿ser mujer en este mundo os ha limitado o ayudado?
Es verdad que, en el mundo del emprendimiento, hay muchos más hombres que mujeres. Y otra cosa que no sé por qué, en el mundo de la publicidad hay muchísimas más mujeres que hombres. Al parecer la parte creativa nos interesa más a nosotras o se nos ha educado de una manera que tendemos a optar por ese tipo de profesiones, no lo sé. Pero, me he dado cuenta de que el proyecto siempre atrae sobre todo a perfiles de mujeres jóvenes y que tienen los mimos intereses que yo. No ha sido que yo no quisiese que formasen parte de la empresa chicos, si no que se ha dado. Es verdad, que en las entrevistas de trabajo te preguntan cosas que no deberían o hay gente con segundas intenciones que no son profesionales con los que hay que tener mucho cuidado. Al ser todas chicas y tener mucha confianza y hacemos piña y valoramos realmente el ambiente de trabajo que tenemos.

¿La empresa sigue estando en Paris?
La empresa es 100% online, cada una trabaja desde el sitio donde está y también gestiona mercados diferentes. Yo que estoy en Francia, gestiono esta parte. Elena está en Barcelona, ella se encarga de las marcas de esa zona. Anabel está en Sevilla, cubriendo el sur. Y la otra chica está en Oviedo.

Tú estás en París ¿qué nos puedes contar acerca de la vida parisina?
Es muy diferente en todos los aspectos. He aprendido a valorar muchísimo más España desde que estoy fuera, antes daba por hecho el sol. Parece una tontería, pero afecta mucho psicológicamente a tu estado de ánimo. Los precios en París son como 3 veces más, valoras realmente la calidad de vida que hay en España. Yo sé que voy a volver, es increíble como vivimos en España, sobre todo, en Andalucía, lo bonito que es y cómo se come.

El tema moda, ¿moda española o moda parisina?
El estilo de París es muy monocromático, mucho blanco, negro y beige. A mi me gusta improvisar mucho con colores. Yo llevo mi abrigo rojo, en el metro te mira todo el mundo o quedas con alguien y ya te reconocen por el color del abrigo. Es verdad, que yo personalmente he notado un cambio grande en mi forma de vestir por la influencia parisina. Los vestidos son más rectados, más anchos, más holgados, no tan pegados. El clima cambia mucho, no puedo llevar la misma ropa que en Sevilla porque allí hace muchísimo calor. Ahora llevo muchos accesorios como boinas, antes no me veía para nada. Tengo un mix entre las dos.

¿Te imaginaste en algún momento estar donde estas hoy?
No, porque yo vivo mucho del día a día. Entonces, cuando miro a largo plazo es como que no te lo crees, pero estoy muy contenta.

¿De pequeña cuál era tu sueño?
De pequeña me gustaba el tema de la interpretación, hacía teatro. Siempre estaba en profesiones en las que estaba expuesta de cierta manera. En redes sociales también estás expuesta, aunque sea virtualmente. Me veía con público, estaba acostumbrada a que foco fuese hacia a mí. A veces, tienes problemas para gestionarlo por los malos cometarios, las críticas, la gente haciéndote daño o que te acosan, es un poco complejo.

Has nombrado los comentarios y las criticas. ¿Qué opinas del ‘hate’?
Te hace mucho daño. Hay situaciones que son surrealistas. Una vez subí una foto en bikini en Portugal en una playa. Me equivoqué en la localización. Puse un sitio de África, era Lagos y al parecer hay un sitio que se llama igual en África. Una mujer m escribió diciéndome que que vergüenza que fuese a esos países a hacerme fotos en bikini, cuando hay una guerra o que las mujeres allí no se podían vestir de esa manera. Ese tipo de mensajes, no los entiendo.

Por redes se puede hacer mucho bien, pero hay mucha gente que se echa para atrás por este motivo. ¿Qué opinas?
Sí, yo tengo muchas amigas que se ponen el perfil privado y que están bloqueando todo el día cuentas falsas. Lo entiendo. Es lo que tienes que aceptar cuando te dedicas a ello, yo no podría ponerme el perfil privado por mucho que quisiese.

Deja un comentario