Cómo acabar con los Blue Monday y empezar el mes de febrero con buen pie

Sin lugar a dudas, son muchas las personas que afirman que los Blue Monday les afectan. Ya no solo porque las Navidades hallan llegado a su fin y con ello, que la vuelta a la rutina sea inminente. Los Blue Moday también tienen su huequito de nostalgia de los días familiares en los que primos; tios, abuelos, padres, madres y hermanos se juntan para celebrar una de las épocas más bonitas del año. Y cuando ésta acaba, no nos queda más remedio que coger nuestra maleta (y nuestros regalitos) y volver a casa.

Y esto no acaba aquí. Con la vuelta a casa empiezan los agobios. Tenemos que quitar los adornos navideños que habíamos dejado puestos, hacer la compra porque tenemos la nevera vacía y enfrentarnos a nuestra agenda para empezar a organizarnos.

Además, los expertos afirman que otro de los motivos por los que el Blue Monday afecta al estado de ánimo son las pocas horas de luz que tenemos en esta fechas.

En realidad, el Blue Monday fue mencionado por primera vez en 2005 por una campaña publicitaria de la agencia de viajes Sky Travel. El objetivo era aumentar la venta de viajes en esta época del año en la que hay poca clientela para el sector, debido a la famosa cuesta de enero.

En este artículo te damos tres tips para que empieces el mes de Febrero sin ningún sentimiento asociado al Blue Monday:

Prioriza unos colores a la hora de vestir

Cada color transmite un valor. Y esto llevado a la hora de vestirnos y elegir el look del día es esencial para nuestro estado de ánimo. Los colores alegres producen un efecto vital y alegre para nosotras. El verde, el amarillo, el azul, el naranja, el rojo y el violeta, por este orden y según la Universidad de Georgia, son los colores que más felices nos hacen sentir.

Además, con la vuelta al trabajo es un buen tip que podemos poner en marcha sin casi ningún esfuerzo, aunque es cierto que con la tendencia del teletrabajo por la época que nos ha tocado vivir, esto puede verse truncado un poquito. Sin embargo, no te desanimes, seguro que tienes ropa de estar por casa divina de la muerte y de algún color alegre para sentirte tú también así.

Deporte y zonas verdes

El ejército físico, aparte de cuidar nuestro cuerpo, nos da una sensación de bienestar inigualable a otras. Este sentimiento de placer se debe a la cantidad de hormonas que liberamos durante la práctica deportiva.

Además, si aprovechamos para salir a correr o practicar algún otro deporte al aire libre y en zonas verdes, nuestro sentimiento de felicidad aumentará sin pensarlo.

Escribe, escribe y escribe

Escribir nos ayuda a desahogarnos y a escupir en un papel todo lo que llevamos dentro. La escritura es terapéutica. Escribir tres cosas que nos han hecho felices al acabar el día es una práctica que pocos hacemos y que es muy recomendable. Ayuda a valorar lo que tenemos y lo que hacemos y nos compromete a pasar un rato con nosotros mismos, que a veces, entre tanta rutina y agobios, es muy necesario.

Deja un comentario